posedición y traducción audiovisual

Posedición y traducción audiovisual

A pesar de su arrollador éxito, parece que a El Juego del Calamar de Netflix no dejan de crecerle los enanos: si no hace mucho se la acusaba de plagiar a la película japonesa dirigida por Takeshi Miike «As the Gods Will», ahora la polémica nos toca más de cerca. Al gigante del entretenimiento se le ha criticado duramente por el uso de la «posedición» en los subtítulos de la popular serie coreana, una técnica que no hace más que contribuir a la precarización del sector de la traducción audiovisual y a disminuir la calidad de los contenidos.

La Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual en España (ATRAE) ya ha emitido un comunicado haciéndose eco de esta polémica. ¿Quieres saber en qué consiste la posedición y por qué es tan polémica cuando se utiliza mal? Te lo contamos a continuación. ¡Empezamos!

¿Qué es la posedición?

La posedición no es más que la corrección por parte de traductores profesionales de una traducción automática generada previamente. Es decir, en lugar de contratar los servicios de un/a traductor/a audiovisual especializado/a para que realice una labor de subtitulado, se recurre a algoritmos automatizados de traducción, para luego dejarle el trabajo sucio de corregir el trabajo y darle coherencia, a un ser humano.

La producción de contenido audiovisual se ha multiplicado exponencialmente debido a su acceso cada vez más globalizado, sobre todo a raíz de la eclosión de plataformas digitales como Netflix, Amazon o HBO. Esta disponibilidad y su demencial consumo por parte de los usuarios está obligando a estas empresas a acortar sus tiempos de producción para ofrecer entretenimiento a esa bestia insaciable en la que se ha convertido el espectador medio. Por desgracia, esa reducción de tiempos suele darse a costa de disminuir la calidad, al utilizar atajos profesionales que contribuyen a la precariedad de diferentes sectores como, en el caso que nos ocupa, el de la traducción. Y es aquí donde la posedición entra en juego.

¿Por qué tanta polémica con El Juego del Calamar?

Las herramientas de transcripción y subtitulado automático utilizadas en posedición pueden facilitar mucho el trabajo de los subtituladores profesionales. Sus funcionalidades y atajos de teclado, similares a los de las herramientas TAO, permiten automatizar ciertas tareas como sincronizar el pautado de los subtítulos (spotting), la transcripción del audio mediante software de reconocimiento de voz, o incluso un proceso de traducción automática.

Si todo parecen ser ventajas para la labor de los traductores, ¿a qué viene tanto revuelo? Pues muy sencillo: lo que debería ser una herramienta de asistencia para los traductores profesionales, en el caso de El Juego del Calamar —y en otros muchos— se está convirtiendo en una suerte de una panacea mágica y económica con la que sustituir gran parte de su labor para abaratar costes.

Lo peor de todo es que esta filosofía de la cantidad por encima de la calidad obliga a los traductores a trabajar en unas condiciones de elevada presión y márgenes de tiempo muy ajustados, llegando, además, a cobrar cantidades irrisorias y denigrantes por su esfuerzo. Por ello, a pesar de que exista una supuesta posedición tras la traducción automática, a efectos prácticos esta corrección es, a todas luces, insuficiente en la mayoría de los casos; según la propia ATRAE, algunas agencias llegan a pedir que «se toque el texto lo menos posible» para cumplir los plazos tan ajustados que exigen estas plataformas.

Esta mala práctica lo único que conseguirá a la larga es un descenso de la calidad del contenido audiovisual, literario y creativo que tanta importancia ha demostrado tener en épocas difíciles como la pandemia, y un absoluto detrimento de la profesión.

La propia plataforma ofrece un sistema para valorar y reportar errores en la reproducción y el doblaje de su contenido. Está en nuestra mano presionar para que estas cosas no se conviertan en una norma.

Como siempre, si necesitas más información sobre nosotras o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactar con nosotras a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Ir arriba