Escritura UX y localización

Escritura UX y localización: la importancia de saber decir mucho (y bien) con poco

El arte de la comunicación digital ha evolucionado exponencialmente en los últimos años, llevándonos a un punto donde cada palabra en una interfaz no solo cuenta, sino que también pesa. En un mundo cada vez más globalizado, una buena experiencia de usuario o UX, debe ir de la mano de una impecable traducción. Ambas juegan un papel crucial, convirtiéndose en la brújula que guía al usuario a través de una experiencia digital agradable y orgánica. Pero, ¿cómo se entrelazan estas disciplinas para crear interfaces que hablen el idioma del usuario, tanto literal como culturalmente? Vamos a averiguarlo, definiendo primero cada concepto.

¿Empezamos?

El papel de la escritura UX en la experiencia del usuario

La escritura UX es fundamental en la creación de experiencias digitales porque actúa como el nexo directo entre la tecnología y el usuario. Una buena escritura UX facilita la navegación, reduce la frustración y mejora la satisfacción general del usuario. Es más que escribir textos; va de entender las necesidades y comportamientos del usuario para guiarlo con palabras exactas y significados precisos. Y, si de algo sabemos en Zesauro, es de encontrar la palabra exacta y el sentido precisos, ¿verdad?

En la traducción, este proceso se complica. No se trata solo de convertir un texto de un idioma a otro, sino de adaptar toda la experiencia de usuario para que se sienta natural y coherente en el nuevo contexto cultural. Esto incluye la adaptación de metáforas, el ajuste de la formalidad o informalidad del tono y la consideración de normas culturales específicas que podrían afectar cómo se percibe la información. Y es aquí donde entra en juego la localización.

Imagina por un momento que estás utilizando una aplicación por primera vez. No hay instrucciones detalladas, solo breves mensajes que te guían a través de sus funcionalidades. En este contexto, la escritura UX será como un amigo experto en la app que te toma de la mano y te guía en cada paso.

La localización: la mejor amiga de la escritura UX

Ahora, llevemos la situación un paso más allá. Supongamos que ese amigo experto habla un idioma diferente al tuyo. No importa cuán claras sean sus instrucciones si no puedes entenderlas. Aquí es donde la localización despliega todo su potencial, no solo para cambiar palabras de un idioma a otro, sino para adaptar culturalmente esos mensajes, asegurando que sean igualmente efectivos en diferentes contextos.

La traducción en el contexto de la escritura UX va más allá de la literalidad; requiere una sensibilidad cultural para captar las sutilezas del lenguaje y transmitir el mismo mensaje con el mismo impacto emocional. Un simple saludo puede variar enormemente de una cultura a otra, y lo que en un lugar es un mensaje claro y directo, en otro puede ser confuso o incluso ofensivo. Por ello, la localización implica también un proceso de transcreación, con el fin de mantener la intención, el estilo, el tono y el contexto del mensaje original mientras se adapta a la cultura objetivo.

Además, la localización de interfaces de usuario requiere una consideración de elementos visuales y de diseño que puedan tener diferentes connotaciones culturales. Por ejemplo, el color, la disposición espacial y los símbolos pueden necesitar ajustes para alinearse con las expectativas y preferencias culturales del público objetivo.

Desafíos y estrategias en la fusión de escritura UX y localización

Un desafío clave es mantener la concisión y la claridad sin perder el contexto. Cada palabra en una interfaz de usuario debe ser elegida con precisión quirúrgica, ya que el espacio es limitado y el impacto debe ser máximo. Este es un ejercicio de equilibrio: ¿Cómo transmitir un mensaje completo y atractivo en el menor número de palabras sin perder el contexto o el toque humano?

Cuando se traduce, además, este equilibrio es aún más difícil de mantener, ya que las diferencias lingüísticas pueden aumentar la longitud del texto o alterar su claridad.

La solución reside en la colaboración estrecha entre escritores UX y traductores/localizadores, quienes deben trabajar mano a mano para crear textos que no solo sean fieles al original en términos de significado, sino que también resuenen con las emociones y expectativas del usuario final. Esto implica un profundo conocimiento del público objetivo, incluyendo sus referencias culturales, su jerga y hasta su sentido del humor.

La idea es crear puentes, no barreras

La integración efectiva de la traducción en el escritura UX es esencial para crear productos digitales que sean verdaderamente globales. Al centrarse en la traducción como un acto de transcreación cultural, las marcas pueden construir experiencias que no solo se entiendan en múltiples idiomas, sino que también se sientan cercanas, familiares y naturales para usuarios de diferentes contextos culturales.

Como profesionales apasionados por la comunicación, nuestro objetivo es asegurar que cada interacción en el mundo digital sea clara, agradable y, sobre todo, humana. Al fin y al cabo, detrás de cada pantalla, hay personas buscando conectar, aprender y avanzar. Está en nuestras manos, a través de las palabras, hacer ese viaje no solo posible, sino también placentero.

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nuestra empresa o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Scroll al inicio