¡Por un amor sin fronteras en San Valentín!

En el vasto mundo de las lenguas, el amor siempre ha sido un tema universal, inspirando a poetas, escritores y a la gente de a pie en sus momentos más románticos. Con motivo de San Valentín, hoy nos sumergimos en una exploración lingüística que celebra el amor en sus más variadas expresiones. ¿Qué tienen en común el amor en Francia, Japón o Argentina? Descubrámoslo a través de sus dichos y refranes más populares.

¿Empezamos?

El amor en el viejo continente

Europa, cuna de algunas de las lenguas más habladas en el mundo, es rica en expresiones de amor por todos conocidas. Pero más allá del «ti amo» o el «amor a prima vista» italianos, o de los archiconocidos «mon amour» o «Je t’aime» franceses, el continente europeo nos ofrece expresiones de amor mucho más curiosas y menos habituales que reflejan la diversidad lingüística y cultural del continente.

Por ejemplo, en húngaro, «szeretlek» no solo significa «te amo», sino que también implica un profundo cuidado y aprecio. En checo, «miluji tě» puede parecer una expresión estándar, pero su sonido y construcción son únicos en el contexto eslavo. Estas expresiones, aunque comunes en sus respectivos idiomas, ofrecen una ventana a las distintas maneras en que el amor se entiende y se expresa en Europa. una forma cariñosa y directa de llamar a la persona amada.

El misterio y romanticismo asiático

La rica diversidad cultural y lingüística del continente asiático nos ofrece una perspectiva diferente, descubriéndonos expresiones de amor muy diferentes y exóticas.

La cultura japonesa, famosa por su contención en cuanto a la expresión pública de los sentimientos, reserva el término «aishiteru» para momentos de profunda afectividad, reflejando la seriedad con la que se toma el amor en Japón. También nos regala frases como «Ishi no ue ni mo san nen», que transmite la idea de que incluso una piedra, con tres años de calidez y cariño, se vuelve cálida. Aunque no es una referencia estrictamente romántica, puede ser una bella metáfora del amor paciente y duradero.

En la India, por su parte, el concepto de «Prem» en sánscrito abarca una gama amplia y profunda de amor. Es el amor divino; es amar sobre todas las cosas, amar sin limitaciones.

En coreano, «saranghae» es una forma común de decir «te amo», pero es una expresión muy íntima y solo puede ser usada cuando estás específicamente en una relación. Para mostrar gratitud hacia personas mayores, parientes o maestros, se utilizan versiones más formales como «saranghamnida» o «sarangheyo». Estas variaciones no solo muestran diferentes formas de amar, sino también las complejidades culturales y emocionales detrás de ellas.

Foto de Fadi Xd en Unsplash
Foto de Fadi Xd en Unsplash

La pasión ancestral de América

Cruzar el océano nos lleva a América, donde el amor se expresa con una pasión y efusividad, especialmente en el sur, a las que estamos más acostumbrados en España. Y, aunque en muchos lugares compartimos idioma, aún pueden llegar a sorprendernos sus expresiones de cariño.

En Argentina, por ejemplo, se dice «Te quiero hasta el cielo ida y vuelta». Esta frase expresa un amor tan grande que supera las distancias. En México, el dicho «Amor del bueno» se utiliza para describir un amor puro y verdadero.

Pero más allá del español, encontramos frases preciosas para expresar nuestros sentimientos. Así, en el náhuatl hablado en México tenemos la expresión «nimitztlazohtla nochi noyollo» que viene a significar «te amo con todo mi corazón».

En guaraní, hablado en Paraguay y partes de Argentina, Brasil y Bolivia, «rohayhu» expresa un sentimiento profundo de amor, mostrando la calidez de estas culturas.

En inuktitut, lengua de los pueblos inuit en Canadá y Alaska, el amor se expresa de maneras diversas, como por ejemplo, «iktsuarpok», que transmite el ansia por la visita de alguien.

África y sus tesoros lingüísticos

África, con sus múltiples culturas y lenguas, también tiene mucho que decir sobre el amor. En Egipto, por ejemplo, se utiliza la expresión «habib/habiba albi» para referirse al «amor de mi corazón».

En Zulú, una lengua de Sudáfrica, encontramos frases como «ngiyakuthanda», que significa te amo en su forma más pura. Y en swahili, una lengua ampliamente hablada en el este de África, «nakupenda» es una manera común de decir «te amo».

En amárico, hablado en Etiopía, «ewedihalehu» significa «te amo» para hombres y «ewedishalehu», para mujeres.

En yoruba, por su parte, un idioma propio de Nigeria, «mo nifẹẹ rẹ» transmite también el  sentimiento de amor.

Este tipo de expresiones refleja la riqueza cultural del continente y la importancia de las relaciones personales en sus diversas culturas.

El lenguaje del amor es universal

A través de este viaje lingüístico, hemos visto cómo el amor se manifiesta en distintas culturas y lenguas. Desde las cálidas y conocidas palabras latinas hasta las metafóricas expresiones asiáticas, cada idioma tiene su propia manera de expresar este sentimiento tan humano y universal. En la diversidad de estos dichos y refranes, encontramos una verdad común: el amor, en todas sus formas, es un lenguaje universal.

Esperamos que esta pequeña muestra haya calado en tu corazón y te sirva para sorprender a tu pareja, este San Valentín, con una muestra de amor diferente.

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nuestra empresa o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y feliz San Valentín!

Scroll al inicio