Traducción de cuentas anuales al inglés: terminología adecuada y uso de herramientas TAO

Traducción de cuentas anuales al inglés: del rigor normativo a la eficiencia tecnológica

Como cada año por estas fechas, la presentación de cuentas anuales o estados financieros llegan para convertir cada proveedora de servicios lingüísticos en una auténtica vorágine.

Al tratar con algo tan delicado para nuestros clientes como son sus cuentas anuales, la precisión y el conocimiento especializado se convierten en algo fundamental.

Con este artículo pretendemos poner el foco en la importancia de adecuarse a la terminología estándar de las principales normas contables, o cómo las herramientas TAO pueden nuestras mejores aliadas en el proceso.

¿Empezamos?

Claves de la terminología contable

Las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) e Información Financiera (NIIF), o sus equivalentes en inglés, IAS («International Accounting Standards») e IFRS («International Financial Reporting Standards»), respectivamente, no son simples directrices; son el código por el cual se rigen las finanzas a nivel mundial. Entender este código y aplicarlo con precisión en nuestras traducciones es primordial.

Esto quiere decir que para traducir, por ejemplo, costes financieros netos deberíamos recurrir a las IFRS o las IAS para comprobar que usan el término «net finance costs», en lugar de «net financial costs» que podría ser sinónimo.

Normas Internacionales de Contabilidad (NIC/IAS)

Estas normas establecen los criterios de reconocimiento, medición, presentación e información a revelar sobre las transacciones y otros eventos que son relevantes en los estados financieros. Conocer y aplicar correctamente términos como activo corriente («current asset») o pasivo no corriente («non-current liability») es esencial para una traducción fiel y precisa.

Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF/IFRS)

De la misma manera, las NIIF/IFRS buscan homogeneizar la forma en que las empresas presentan su información financiera a nivel global. Términos como ingresos ordinarios («revenue») y ganancias por acción («earnings per share») deben ser traducidos con precisión para mantener la coherencia y comparabilidad entre diferentes jurisdicciones.

La importancia de la precisión en la traducción de cuentas anuales

Como vemos, cuando hablamos de traducir estados financieros, estamos haciendo referencia a un terreno donde cada término tiene su razón de ser.

No es exagerado decir que un término mal interpretado puede cambiar el destino financiero de una empresa, y por eso queremos ahondar en la terminología habitualmente utilizada, pero que no siempre se traduce adecuadamente.

Un caso especialmente complejo son aquellos términos cuya traducción difiere en función de su situación en la parte de activo o pasivo del balance. Este es el caso, por ejemplo, de las periodificaciones a corto plazo. La forma correcta de traducir este término sería «current accruals and deferred income» si forma parte del pasivo y «current prepayments and accrued income» si forma parte del activo.

Otros errores habituales pueden ser el traducir las reservas, que en contabilidad es el dinero apartado para ciertos fines en una empresa, como «reservations», cuando este término es más habitual en ámbitos cotidianos, como la reserva de una mesa en un restaurante. De nuevo, esta traducción es demasiado literal, y lo correcto sería utilizar el término «reserves».

Lo mismo ocurre al traducir fondos propios literalmente a «own funds», lo que puede causar confusión, ya que el término adecuado según las IFRS es «shareholders’ equity», refiriéndose a la participación de los propietarios en la empresa.

Por último, un error que nos encontramos de manera más habitual de lo que nos gustaría, es el traducir activo como «active», lo que es un «false friend» de manual. La terminología correcta en este contexto es «assets». Por lo tanto, activo corriente se traduce como «current assets».

Estos errores pueden alterar significativamente la interpretación de los estados financieros, por lo que hay que ir con pies de plomo, y asegurarse de que la terminología utilizada es la adecuada. Para eso, podemos acudir a fuentes oficiales.

Traducciones juradas: ¿cuándo son necesarias?

Un dilema frecuente en nuestro ámbito es si estas traducciones deben ser necesariamente juradas, pero ya te adelantamos que no siempre es necesario que las traducciones de cuentas anuales sean juradas.

Este requisito surge principalmente cuando los documentos deben presentarse ante registros u otros organismos de la administración pública que exigen una validación oficial de la traducción.

En estos casos, la figura del traductor jurado se torna esencial, actuando como el vínculo de confianza entre las partes. Sin embargo, para propósitos internos o consultas entre empresas, el enfoque puede ser menos formal, aunque la exactitud y fidelidad terminológica nunca deben verse comprometidas.

El papel de las herramientas TAO en la traducción de cuentas anuales

La eficiencia no tiene por qué estar reñida con la calidad. En este sentido, las herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO) son fundamentales para optimizar los costos y reducir los plazos de entrega de proyectos de traducción de cuentas anuales.

Estas herramientas permiten a los traductores mantener una coherencia terminológica a lo largo del tiempo, además de aprovechar traducciones previas para proyectos similares. El uso de memorias de traducción y bases de datos terminológicas facilita la actualización de documentos previos y asegura una consistencia que es vital en el ámbito financiero.

Esta sinergia entre precisión y eficiencia es lo que permite a los traductores enfrentarnos a proyectos de gran envergadura con la seguridad de que el resultado final no solo será fiel al original, sino que también se entregará en los plazos acordados. La tecnología, lejos de ser un enemigo de la tradición, se convierte en una extensión de nuestras capacidades, permitiéndonos ofrecer servicios que responden a las exigencias del mercado actual.

Conclusión

Ya veis que traducir cuentas anuales del español al inglés es una tarea que requiere un conocimiento profundo de la terminología específica y una comprensión clara del contexto en el que se utilizan estos términos. De lo contrario, podemos incurrir en errores que pongan en graves aprietos a nuestros clientes.

La tecnología y herramientas TAO, lejos de ser un sustituto de este conocimiento, pueden llegar a ser fieles aliadas que amplifican nuestra capacidad para producir traducciones precisas y coherentes, y que, además, representan una ventaja competitiva en la optimización de recursos en estos proyectos recurrentes.

Esperamos que este artículo os haya aclarado algunas cosas sobre la importancia de la precisión y rigor en la traducción de cuentas anuales al inglés.

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nuestra empresa o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Scroll al inicio