Estado de la Información No Financiera

Traducción de cuentas anuales: Estado de Información No Financiera

En la actualidad, no es suficiente para las empresas simplemente presentar su información financiera. Los inversores y las partes interesadas exigen cada vez más transparencia en cuanto a las prácticas ambientales, sociales y de gobernanza de una empresa (ESG, del inglés, Environmental, Social, and Governance). Es aquí donde entra en juego el Estado de Información No Financiera (EINF).

Un informe que complementa y amplía la información presentada en el Informe de Gestión de Cuentas Anuales y que es fundamental para medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad.

¿Quieres saber por qué es tan importante y cómo puede afectar a la reputación de tu empresa? Te lo contaremos a continuación, pero comencemos respondiendo a lo principal, ¿te parece?

¿Qué es el Estado de Información No Financiera?

El Estado de Información No Financiera es un informe que proporciona información sobre las prácticas ESG de una empresa. Incluye información sobre el impacto de la empresa en el medio ambiente, cuestiones sociales como las prácticas laborales y los derechos humanos, y las prácticas de gobierno corporativo. El informe tiene como objetivo ayudar a los inversores y las partes interesadas a tomar decisiones informadas sobre la sostenibilidad y el impacto general de la empresa.

En el Reino Unido, el Estado de Información No Financiera se conoce como Non-Financial Information Statement (NFIS). En España, el concepto está regulado por la Ley de Sociedades de Capital (LSC), que establece la obligación de incluir en el informe de gestión información sobre los impactos sociales y medioambientales relevantes de la actividad de la empresa.

¿Quiénes están obligados a presentar el Estado de Información No Financiera?

De acuerdo con la Directiva 2014/95/UE, en España, las empresas que superen dos de los tres umbrales siguientes deben presentar el EINF en su informe de gestión:

  • Total de las partidas del activo: 20 millones de euros
  • Importe neto de la cifra anual de negocios: 40 millones de euros
  • Número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio: 250

Por otro lado, si el número medio de trabajadores empleados por las sociedades del grupo durante el ejercicio es superior a 500, también deberán incluir en el informe de gestión consolidado el estado de información no financiera.

En el Reino Unido, las empresas que presentan cuentas anuales consolidadas también están obligadas a presentar el NFIS. Esto se aplica a las empresas con una facturación anual superior a 36 millones de libras y un total de activos superior a 18 millones de libras.

Beneficios del Estado de Información No Financiera

El Estado de Información No Financiera proporciona varios beneficios a las empresas, inversores y partes interesadas. Para las empresas, puede ayudar a mejorar sus prácticas ESG y su reputación. También ofrece una ventaja competitiva, ya que las empresas con prácticas ESG sólidas son más atractivas para los inversores y los clientes.

Los inversores y las partes interesadas se benefician del EINF al tener acceso a más información sobre las prácticas ESG de una empresa. Esto les permite tomar decisiones más informadas y responsabilizar a las empresas por su impacto en la sociedad y el medio ambiente.

¿Cómo se elabora un informe EINF?

Todo informe de Estado de Información No Financiera está compuesto por seis fases bien diferenciadas:

  1. Preparación: formación de un equipo de trabajo que determine, tanto el calendario de trabajo, como los objetivos, tipos de informes y los diferentes elementos de sostenibilidad que deberán incluirse en dichos informes.
  2. Análisis: donde se estudian los indicadores claves de rendimiento de la empresa en temas ambientales, sociales y de gobernanza, basándose en el mapa de riesgos de la compañía y al público objetivo del informe. Para ello es fundamental determinar cuáles son los temas más importantes sobre los que quiere y debe informar la compañía.
  3. Recopilación de datos: tanto externos, como internos. Para ello, la compañía debe contar con los mecanismos necesarios para obtener dicha información.
  4. Redacción: del informe de manera clara y concisa, evitando ambigüedades en la presentación de datos y conclusiones. Además, todos los datos incluidos deben estar bien justificados y ser relevantes para el propósito del informe, teniendo especial cuidado de no vulnerar el RGPD.
  5. Verificación externa: toda la información incluida en el informe deberá ser auditada por una persona ajena a la empresa que cuente con el conocimiento y los medios necesarios para tal labor.
  6. Mejora: aunque la ley no lo exija, siempre es recomendable realizar un análisis continuo y una labor de escucha activa para detectar cualquier error y corregirlo, incrementando la calidad del informe siempre que sea posible.

Conclusiones

En resumen, el Estado de Información No Financiera es un informe importante que proporciona información sobre las prácticas ESG de una empresa. En España, las empresas que superen ciertos umbrales están obligadas a presentar el EINF en su informe de gestión, mientras que en el Reino Unido, las empresas que presentan cuentas anuales consolidadas también deben presentar el NFIS. Presentar el EINF puede mejorar la reputación y la sostenibilidad de una empresa y proporciona información valiosa a los inversores y las partes interesadas. Como resultado, el EINF se ha convertido en una herramienta fundamental para mejorar la transparencia y la responsabilidad corporativa.

A medida que la importancia de las prácticas ESG continúa creciendo, es probable que la demanda del Estado de Información No Financiera siga aumentando. Las empresas que no presenten el EINF corren el riesgo de perder la confianza de los inversores y las partes interesadas, lo que puede tener un impacto negativo en su reputación y sus resultados financieros a largo plazo.

En conclusión, el Estado de Información No Financiera es un informe importante que las empresas deben tener en cuenta. No solo es una obligación legal en muchos casos, sino que también puede mejorar la reputación y la sostenibilidad de la empresa. Como tal, es crucial que las empresas se tomen en serio la presentación del EINF y lo vean como una oportunidad para mejorar sus prácticas ESG y su impacto en la sociedad y el medio ambiente. Resulta esencial para la gestión de la transición hacia una economía mundial sostenible que combine la rentabilidad a largo plazo con la justicia social y la protección del medio ambiente.

Para más información puedes consultar este enlace. Aquí no solo obtendrás detalles sobre la terminología utilizada en la Directiva europea 2014/95/UE que recoge todo lo relacionado con los informes EINF, sino que también tendrás acceso a la traducción oficial de la misma. ¡Y mantener esta terminología en la traducción es imprescindible para hacer un trabajo de calidad como traductores!

Así que ya lo sabes, en la próxima presentación de cuentas anuales no olvides elaborar un informe de estado de información no financiera.

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nuestra empresa o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Scroll al inicio