Diferencias inglés americano y británico

¿Por qué el inglés de Reino Unido y de Estados Unidos son tan diferentes? (parte 2)

Hace unas semanas decidimos indagar en los motivos que propiciaron la diferenciación del inglés que actualmente se habla en los Estados Unidos de Norteamérica y el inglés británico. Como vimos en aquella aproximación histórica, las diferencias eran notables, no solo entre ellas, sino respecto a otros antiguos territorios británicos con los que comparten idioma. Sin embargo, no ahondamos demasiado en las diferencias de vocabulario, fonéticas o gramaticales, así que nos hemos propuesto hacerlo en esta nueva entrega de nuestro blog.

¿Te animas?

Un vocabulario diferente

En la anterior entrega, ya vimos que el lexicógrafo estadounidense Noah Webster fue uno de los principales responsables de sentar las bases de un inglés diferenciado en E.E.U.U., tras la Guerra de Independencia. Aunque, como suele pasar en estos casos, las motivaciones eran políticas e identitarias, lo cierto es que había muchos alimentos, artilugios o tecnología que no existían antes de la colonización de América, o que se inventaron después de la independencia de los Estados Unidos. Por lo tanto, parece lógico pensar que cada país le pondría en nombre que considerase más adecuado.

Un ejemplo claro de esto son inventos modernos como el metro, al que el inglés británico denomina underground, mientras que los estadounidenses prefieren el término subway, o la autopista, donde nos encontraremos el término highway si estamos en Estados Unidos, pero tendremos que referirnos a ella como motorway, si estamos en Inglaterra.

Sin embargo, esto no queda reducido a inventos modernos. También encontramos ejemplos en alimentos —aubergine (UK) frente a eggplant (USA), para berenjena, o courgette (UK) frente a zuchini, para referirnos a los calabacines— o en la ropa —al jersey, los americanos lo llaman sweater y los británicos lo llaman jumper, mientras que para pantalones encontraremos trousers (UK) o pants (USA), en función de a quién le preguntemos—. Hasta las estaciones suenan diferentes dependiendo de si te encuentras en Estados Unidos —falls— o en Gran Bretaña —autumm—, lo que ha suscitado alguna mofa por parte de los británicos, tan celosos siempre de su idioma:

@amberkacherian We’re pretty sophisticated over here. 🇺🇸 #autumn #fall #unitedkingdom #uk #unitedstates #usa #funny #humor #funnyvideo #joke #satire #fallaesthetic #fallishere #sophisticated ♬ National Anthem United Kingdom – National Anthem Worx

 

En definitiva, existen un sinfín de diferencias de vocabulario entre ambas variedades del inglés, por lo que tienes que ser muy consciente de dónde y con quién estás hablando o aprendiendo inglés, para no meter la pata.

Variaciones en la ortografía

A veces, las diferencias no son tan evidentes como cambiar la palabra por completo, sino que pueden ser sutiles distinciones ortográficas.

Los estadounidenses, por ejemplo, son muy amigos de alterar las terminaciones de las palabras —como en el caso de center (centre, en UK) o theater (theatre, en UK)— o de suprimir alguna letra, como ocurre con las palabras británicas terminadas en -our, que los estadounidenses convierten en -or (colour/color, humour/humor o neighbour/neighbor son buenos ejemplos de ello).

En otras ocasiones, los cambios se producen por sustitución. Por ejemplo, las palabras británicas terminadas en -ise (patronise, recognise) serán sustituidas por la terminación -ize (patronize, recognize), mientras que la terminación -ce del británico (offence, licence) pasa a ser -se, en inglés americano (offense, license).

El inglés americano, en general, tiende a simplificar el lenguaje para aproximar la escritura de las palabras, a su pronunciación. Por lo tanto, ten cuidado cuando vayas a desayunar en alguna cafetería típica de Estados Unidos, porque, además de comerte un sabroso donut, te habrás comido también el -ugh- británico (doughnut).

¿Qué pasa con la gramática?

Esa capacidad de simplificación presente en el inglés americano no se queda solo en las palabras. La propia construcción de las frases tiene a acortarse y hacerse más sencilla. Por ejemplo, en Estados Unidos es más habitual el uso de pasados simples en lugar del presente perfecto típico de Gran Bretaña, como también eliminan el got del have got que normalmente utilizaría un británico.

También es usual que los estadounidenses usen contracciones o se coman palabras de las oraciones de manera habitual con el fin de hacer más sencillo el lenguaje. De esta manera, generalmente si un británico pregunta «Do you want to go to the beach?», el americano responderá «I could», en lugar de «I could go». Aunque, seguramente, se quede pensando que él habría preguntado «Do you wanna go to the beach?», para empezar.

¿Aunque se escriban igual, suenan diferente?

Hemos dejado para el final una de las diferencias que más llaman la atención entre el inglés británico y el americano: la pronunciación.

Si bien es cierto que, incluso dentro de un mismo país, pueden existir diferentes acentos —de eso, en España somos expertos—, existen normas generales de pronunciación que nos permiten distinguir entre el inglés americano y el británico. Para empezar, los americanos tienden a pronunciar la erre de manera mucho más marcada que los británicos, que la suavizan mucho más, o incluso la llegan a suprimir, si va después de una vocal. 

Por el contrario, el inglés americano tiende a suavizar las «tes» cuando van en medio de una palabra, como ocurre en el conocido ejemplo de «water», donde un americano sustituirá la «t» por una «d» suave.

También vemos diferencias en dónde recae el acento de las palabras, en función de si hablamos en la variante americana o británica, o en el uso más habitual de vocales abiertas en Estados Unidos—alargando, por ejemplo, las «oes» para convertirlas en una especie de «aes»—, frente a las vocales más cerradas del inglés británico.

En el siguiente vídeo puedes comprobar cómo suenan ambas variantes con una serie de ejemplos muy esclarecedores.

Como ves, existen notables diferencias entre el inglés británico y el americano, aunque aquí solo te hemos contado algunas de ellas. ¿Conoces otras variaciones? ¿Cuál te llama más la atención? Compártelo con nosotras. ¡Te escuchamos!

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nosotras o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Ir arriba