Las periodificaciones y su traducción al inglés en cuentas anuales

Las periodificaciones contables representan uno de esos términos que, aunque pueden sonar crípticos al principio, juegan un papel crucial en nuestras cuentas anuales. En este artículo, te invitamos a explorar no solo qué son y cómo funcionan las periodificaciones dentro del ámbito de la contabilidad, sino también cómo el contexto puede afectar a su correcta traducción y, por lo tanto, a su interpretación dentro de los estados financieros.

¿Empezamos?

Las periodificaciones: una definición clave

Las periodificaciones contables son ajustes que se realizan en los estados financieros para reflejar ingresos y gastos en el periodo en que realmente ocurren, independientemente de cuándo se realiza el movimiento de efectivo (es decir, cuándo se pagan o se cobran realmente). Esta práctica contable es fundamental para seguir el principio de devengo, asegurando que las cuentas anuales muestren una imagen fiel de la situación financiera de la empresa.

Diferenciando activos y pasivos en las periodificaciones

En el balance de situación, las periodificaciones a corto plazo se dividen entre el activo y el pasivo según su naturaleza.

Antes de nada, recordemos que las cuentas de activo (reflejan los bienes y derechos de los que dispone la empresa) y de pasivo (todo tipo de obligaciones económicas que recaen sobre la empresa) son los dos tipos de cuentas que forman el balance de situación de una empresa.

Sin embargo, para hacer una traducción correcta al inglés, es necesario comprender el concepto para poder adoptar el término exacto en cada lugar:

  • En el activo encontraremos los gastos pagados por adelantado que se reconocerán como coste en un futuro ejercicio y los ingresos ganados, pero aún no recibidos (Current prepayments and accrued income).
  • En el pasivo irán los ingresos anticipados e intereses de préstamos concedidos, es decir gastos incurridos, pero no pagados, e ingresos recibidos por servicios o productos aún no entregados (Current accruals and deferred income).

Comprender cómo y cuándo aplicar estas categorías puede marcar la diferencia en la precisión de nuestras cuentas. Por ejemplo, si una empresa paga por adelantado el alquiler de su oficina para el próximo año, este gasto se registra en Current prepayments and accrued income (activo) hasta que el periodo al que se refiere el alquiler transcurra, momento en el cual se reconoce como gasto del periodo.

De igual manera, si una empresa recibe un pago por servicios que se entregarán en el futuro, este se registra como Current accruals and deferred income (pasivo) hasta que el servicio se preste efectivamente.

Conclusión

La correcta identificación y traducción de las periodificaciones en las cuentas anuales no solo garantiza el cumplimiento de los principios contables, sino que también evita malentendidos o interpretaciones erróneas por parte de socios o auditores internacionales.

Dominar estos términos y su aplicación no solo refleja la competencia técnica en contabilidad, sino también en la capacidad de comunicar de manera efectiva y precisa la situación financiera de una empresa a un público global.

Y, como siempre, si necesitas más información sobre nuestra empresa o tienes preguntas sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, o déjanos un mensaje en nuestro formulario.

Te ayudaremos en todo lo que podamos.

¡Gracias por leernos y muchos ánimos!

Scroll al inicio