Traducción audiovisual. Definición y tipos (I) | Zesauro Traducciones
  • redes1
  • redes2
  • redes3
Zesauro Traducciones: la palabra exacta, el sentido preciso.

Traducción audiovisual. Definición y tipos (I)

 

Botones de un mando a distancia.

Fotografía original realizada por Immo Wegmann para Unsplash

Existe un eterno debate entre los que abogan por escuchar los diálogos con las voces originales de sus intérpretes y quienes defienden que para ir al cine a leer ya tienen los libros.

En cualquier caso (ya nos meteremos a fondo en esa discusión en una próxima entrega), si no dominas el idioma original, seguramente debas agradecerle gran parte de tu diversión a los traductores audiovisuales.

¿Qué es la traducción audiovisual?

La traducción audiovisual implica una traducción intersemiótica, es decir, la transformación de aquello que se percibe a través de la vista y del oído a un idioma de destino, lo que a su vez supone una interacción de sistemas de signos lingüísticos y no lingüísticos.

Para el traductor audiovisual Xosé Castro Roig, no es solo una traducción, sino también “una adaptación al público de destino” que en la mayoría de los casos tiene un contexto cultural diferente. De ahí la enorme complejidad de esta labor que además se ve incrementada por las limitaciones de un formato complicado a nivel estructural, en el que se debe encajar el mensaje de manera fidedigna en unos labios que están hablando en otro idioma o en las apenas doce palabras que entran en las dos líneas de subtítulos.

Por eso lo importante, según Xosé Castro, es conseguir traducir emociones, más que palabras, y todo eso, sin perder información, chistes o referencias.

Cuando se piensa en productos audiovisuales y traducción, lo más habitual es que el doblaje y los subtítulos sean lo primero que vengan a la cabeza. Sin embargo, la traducción audiovisual es mucho más que eso.

Tipos de traducción audiovisual

Dentro de lo que habitualmente conocemos por traducción audiovisual, no solo encontramos la adaptación de una obra audiovisual a un idioma meta diferente del original, sino que también incluye la adaptación de productos audiovisuales para personas con necesidades especiales o la localización en videojuegos y aplicaciones informáticas. Veamos los diferentes tipos en detalle:

Subtitulación

La subtitulación es el proceso mediante el cual se transmiten los diálogos (y sonidos) de un producto audiovisual mediante un texto escrito en la parte inferior de la pantalla. Dicho texto suele tener una extensión máxima de doce palabras repartidas en dos líneas de 36 caracteres cada una.

La subtitulación  puede ser, a su vez:

  • Interlingüística, si el texto mostrado está en un idioma diferente al audio original.
  • Bilingüe, si se muestra el texto en dos idiomas diferentes al mismo tiempo.
  • Simultánea (o rehablado), si se traslada el mensaje hablado a texto en tiempo real. Un traductor escucha el discurso oral y lo repite o lo interpreta incluyendo la puntuación para que un programa de dictado lo transforme en un texto que aparece en forma de subtítulos con un retraso mínimo.

Doblaje

El doblaje, por su parte, implica la sustitución de las voces y efectos de un producto audiovisual, por otras pregrabadas en un idioma generalmente diferente al original (aunque no siempre).

Además del doblaje clásico de películas, series o documentales, en el que solo se escuchan las voces pregrabadas, existen otras modalidades:

  • Voice over: Las voces originales se mantienen de fondo, mientras que las pregrabadas se superponen en primer plano. Esta práctica es muy habitual en documentales.
  • Comentarios libres: En los que un narrador describe de manera subjetiva lo que está ocurriendo en pantalla.
  • Interpretación simultánea: La interpretación se realiza en tiempo real y en la misma sala donde se está proyectando la obra.

Traducción accesible

Aparte de la subtitulación y el doblaje, se pueden realizar una serie de adaptaciones orientadas a facilitar la comprensión de personas con diversidad funcional.

  • Audiodescripción: Se produce una descripción de la trama y las acciones que se ven en pantalla, complementando así los diálogos y los efectos sonoros. Esta práctica está destinada a personas con discapacidad visual.
  • Subtitulación para personas con discapacidad auditiva: Implica una transcripción de la mayor cantidad posible de la información que aparece en pantalla a través de subtítulos adaptados.
  • Interpretación en lengua de signos: Se realiza una interpretación en tiempo real de los diálogos y sonidos. Muy habitual en discursos, programas y eventos en directo, donde la subtitulación resulta más complicada.

En una próxima entrega entraremos más en detalle en los pros y los contras de cada una de las técnicas y de la situación actual del sector (que ya adelantamos que se encuentra en franca expansión).

Si queréis saber más sobre traducción audiovisual, podéis acceder a las últimas noticias sobre el sector a través de la Asociación de traducción y adaptación audiovisual (ATRAE).

Y también podéis poneros en contacto con nosotras a través de nuestro formulario para solicitar más información sobre nuestros servicios.

Como siempre, estaremos encantadas de ayudaros en todo lo que esté en nuestra mano.

Share

Deja un comentario


ocho − 8 =